Gran parte del consumo de energía se produce en las ciudades. Las ciudades ofrecen oportunidades significativas para ahorrar energía aumentando su eficiencia. La eficiencia energética en las zonas urbanas es fundamental para el crecimiento sostenible, la promoción de ciudades habitables y la competitividad. Aparte de tener eficiencia y bajos consumos de energía en los edificios municipales y sus vehículos, el ayuntamiento tiene el importante papel de fomentar hábitos más eficientes en los ciudadanos, empresas y familias.

Promover el uso del transporte colectivo.

Restricción a la circulación del transporte privado en áreas concretas de la ciudad.

Definición de proyectos piloto de mejora del sistema de iluminación pública y su regulación.

Planificación de la mejora en los consumos de energía.

Desarrollar campañas para fomentar la circulación a pie y en bicicleta.

Deixe uma resposta

Your email address will not be published.